Distracciones: 7 Tips Prácticos Para Evitar Distraerse ​

Distracciones: 7 Tips Prácticos Para Evitar Distraerse ​

Probablemente las distracciones sean uno de los problemas más recurrentes que tenemos en nuestras vidas, y cobran aún mayor importancia cuando lo que queremos es concentrarnos en una tarea que debemos completar o en un proyecto.

Hay momentos en los que no nos damos cuenta de que estamos distraídos, y es por eso que la distracción siempre aparece cuando menos la necesitas.

Las fuentes de distracción son capaces también de alejarnos del cumplimiento de nuestras metas.

Cada vez más existen nuevas herramientas de distracción constantes que nos tratan de desenfocar de lo que debemos hacer.

Antes de continuar con este artículo, es importante que seas consciente de lo negativo que puede ser caer en estas distracciones y que estés comprometido con el deseo de mejorar tu productividad personal, laboral y sobretodo, para vivir una vida mejor.

Si estas leyendo esto supongo que es porque quieres incrementar tu productividad y convertirte en alguien más aplicado. Felicitaciones por querer mejorar!

Ahora viene lo más difícil, actuar. ¿Como evitar las distracciones?

He escrito 7 razones comunes de distracción, pero también (a continuación de las razones) hablo sobre las 7 soluciones imprescindibles para evitar distraerse.

7 fuentes de distracción comúnes

Las fuentes de distracción están presentes en nuestra vida. No podemos librarnos de ellas, pero si podemos controlarlas con el objetivo de no distraernos.

Existen varios tipos de distracción, acá te los dejo:

1. Pensamientos

Los pensamientos del pasado, presente y futuro son una de las mayores causas de distracción. Continuamente estamos pensando sobre diversas situaciones que pueden haber ocurrido o que pueden estar por ocurrir. 

Nuestra mente ama dispersarse. Y la incertidumbre puede llegar a ser un camino sin fin. Nunca habrá límites a la hora de recorrer distintos eventos que nos han sucedido y lamentablemente esto seguirá siendo así. Pero podemos controlarlo. Podemos limitarlo.

Es increíblemente difícil no dejarse llevar por nuestros pensamientos en momentos clave, pero hacerlo nos va a hacer a nuestro objetivo de finalizar esa tarea que nos propusimos completar.

2. Preocupaciones

Las preocupaciones son otro elemento que no puede faltar en la lista de distracciones generales de todos los seres humanos.

Cada una de las aristas de nuestra vida puede preocuparnos. Nuestra familia, nuestros amigos, la pareja que tenemos, los estudios, el trabajo, incluso cuidar a tu mascota genera alguna preocupación en algún momento (por más de que sea tu mejor amigo/a). 

Estas preocupaciones son un factor clave que alienta a la distracción.

3. Porque odiamos la tarea

A veces sencillamente nos dispersamos porque odiamos lo que tenemos que hacer. También solemos procrastinar lo cual retrasa nuestro cumplimiento de la actividad o lo va posponiendo día tras día.

Odiar hacer algo no implica que podamos escapar de ello. Si hay que hacer algo que no soportamos soy de la idea de que mejor quitárselo cuanto antes de arriba.

Debemos ser racionales.

4. Estabilidad emocional

Otra cosa de la que ningún ser humano es ajeno es de tener cierta debilidad emocional en algún área. Algunos se distraen siendo envidiosos o vanidosos.

Otros también sufren inseguridad las cual los distrae de sus objetivos. 

Un ejemplo muy común de esto que transcendió en muchas personas alrededor del mundo fue Youtube. Muchas personas deseando subir videos y enfocarse en crear contenido pero debido a inseguridades no tienen la confianza para tomar acción y subir videos. Este es tan solo uno de los ejemplos, existen muchos.

5. Hogar, familia y amigos

Las tareas del hogar, las actividades familiares e incluso los amigos a veces pueden actuar como una distracción.

Duele decirlo, principalmente porque creo que tener una relación sana con tu pareja, tener una familia unida y tener grandes amigos son algunos de los beneficios más grandes que podemos sacar de la vida. Pero hay veces que los excesos son contraproducentes para nuestros objetivos personales.

Me imagino que te vendrán a la mente millones de ejemplos donde por “obligación” tuviste que asistir a un evento aunque hubieses deseado no hacerlo.

6. Actividades

Como dije anteriormente, las actividades pueden atentar negativamente y ser parte de las distracciones más comunes. 

No siempre disfrutamos tener actividades, y no siempre podemos zafar de ellas. 

Es algo que debemos asumir como natural, y debemos adecuar nuestra rutina diaria para que todo funcione a la perfección, hayan o no hayan actividades que te alejen de tu concentración.

7. No sabes como funciona o por donde empezar

También ponemos excusas para empezar algo, o sencillamente no sabemos como encarar lo que nos propusimos. 

Las distracciones aparecen al comienzo de estas tareas y nos quieren llevar por el camino opuesto al de la productividad.

Las 7 soluciones para evitar distracciones

Ahora que planteamos una lista de distracciones, debemos encontrar la solución! 

¿Como evitar las distracciones?

Si queremos reducir las distracciones en el trabajo o las distracciones en clase, tenemos que hacer un gran esfuerzo. 

Seguramente, a veces ni siquiera nos comprenderán, acostúmbrate a ello. Debes hacer lo mejor por tu productividad laboral y personal. Esto no significa trabajar más que los demás, sino trabajar con inteligencia. Esto tampoco significa que tienes que dejar de juntarte con tus amigos o que debas terminar tu relación. 

Significa que debes gestionar de mejor manera el tiempo que tienes disponible para tus proyectos, negocios o cualquiera que sea la acción que quieras hacer bajo una total concentración.

1. Notificaciones.

Distracciones por el celular. Tiempos modernos: Whatsapp, Instagram, Facebook, Messenger, LinkedIn, llamadas, correos electrónicos…

¿Que tienen en común? Son todas notificaciones.

Tu celular o teléfono móvil te avisa cuando alguna de estas acciones esta sucediendo. Hoy en día, las notificaciones se transforman en una de las principales razones por las cuales no podemos concentrarnos.

En estos momentos es cuando desactivo las notificaciones de mi móvil personal, por ejemplo, para poder escribir sin distracciones este post. 

¿Has probado desactivarlas? 

Las notificaciones también son uno de los tipos de distracciones más comunes.

¿Cómo estudiar sin distracciones? Apagando el celular es la manera efectiva. Las alertas del móvil son sinónimo de desconcentración.

Las distracciones al estudiar se potencian, y es importante cortar de raíz desde un principio con notificaciones de todo tipo que puedan llegar a tus dispositivos electrónicos.

No solo repercute a los estudiantes sino también es una problemática laboral.

2. Desorden mental

No estoy hablando de un trastorno mental ni de nada drástico, no te preocupes.

Le llamo “desorden mental” al hecho de tener muchas tareas, preocupaciones y actividades en tu cabeza sin tenerlas bajo un sistema de organización. 

Cierra los ojos y piensa en todos los pensamientos que has tenido durante el día. Seguramente no puedas parar de contar todas las cosas sobre las que has reflexionado  sobre las que tienes que tomar una decisión. ¿No sería mejor establecer prioridades, registrarlas en algún sitio y no gastar tiempo en ese tipo de distracciones mentales?

3. Desorden de tu ambiente

¿Tienes un ambiente de trabajo prolijo y ordenado? ¿Sabías que un espacio así puede aumentar tu productividad?

No es un invento, está comprobado. Los ambientes sanos y sin distracciones en tu entorno te vuelven una persona más enfocada en sus tareas y que por lo tanto, obtiene mayores beneficios laborales.

Esto lo viví hace poco tiempo cuando trataba de escribir mis artículos en un lugar que no estaba muy ordenado que digamos. Hice una refacción total de ese espacio donde ahora tengo lo mínimo e imprescindible. Resultado: aquí me ves creando contenido regularmente. POR SUPUESTO que no es el único factor que juega en contra, no voy a mentir… pero ha influido.

4. Anota tus tareas, tus actividades y todo lo que no quieras olvidar en un mismo sistema

Uno de los principios más grandes del GTD (Getting Things Done) es comprender que nuestro cerebro almacena demasiada información como para mantener. 

Nada otorga más tranquilidad que guardar esta información en otro lugar. Puedes usar TrelloEvernote u otra herramienta de productividad para gestionar tus to-do list y para despreocuparte de las cosas que quieres hacer en el futuro. 

5. Bloquea al mundo hasta que termines

Suena duro, pero no lo es. 

A modo de ejemplo, si queremos tener una buena productividad laboral no podemos dejar que nadie influya negativamente en esa burbuja productiva.

Pero ¿cómo podemos hacer para que nadie nos estorbe? Señoras y señores les presento la solución: COMUNICARSE.

Hazle saber a tus colegas de trabajo, a tus conocidos y a las personas que tratan de robar tu tiempo que debes concentrarte para finalizar determinada tarea, que necesitas paz para terminar pronto y que agradecerías su colaboración. Así de fácil. 

Las personas comprensivas te entenderán e incluso te ayudarán a lograr tus objetivos. 

Estoy convencido que estas acciones por más ridículas que suenen pueden ayudarte mucho. Las personas que te valoran respetarán tu decisión. 

6. Divide y vencerás

Hay que trazarse objetivos y metas que puedan ser cumplidas. Yo me creía que podía elaborar mi estrategia de Instagram y de Email Marketing en dos días. 

¿Que termino sucediendo? Lo enorme de la tarea hizo que no pudiera siquiera empezarla de lo mucho que me abrumaba. Fui improductivo y perdí tiempo valioso.

Sin embargo cuando dividí la tarea en pedazos o partes pude alcanzar esas pequeñas metas que terminaron por completar el puzzle del objetivo mayor.

7. Mide tu productividad y reflexiona

Una de las acciones fundamentales de todo proceso es medir. Si no medimos no sabemos que tan bien esta funcionando todo. 

Te recomiendo sentarte a reflexionar, plantearte como puedes mejorar y no convertirte en una de esas personas que pasa todo el día distraído sin poder desarrollar sus habilidades en nada.

Confía en lo que eres y en lo que puedes dar. Tienes el poder de cambiar lo que no te gusta de tu mundo y tienes la habilidad necesaria para convertirte en una persona productiva.

¡Ahora te toca a tí!

¿Desactivas las notificaciones de tu teléfono celular con tal de no distraerte?

Deja un comentario